Pro Francisco

Francisco, en Nomadelfia: "El único lenguaje que se comprende es el del amor"

Francisco, en Nomadelfia:

(Jesús Bastante).- Zeno Saltini, Chiara Lubich. Dos de los últimos fundadores en la Iglesia. Con dos espiritualidades unidas entre sí, basadas en las primeras comunidades, en el compartir, en el "ser de todos". Francisco quiso visitar las cunas de ambos, en dos encuentros breves, pero muy emotivos, "que llevaré siempre en el corazón".

Tras rezar en la tumba de Saltini, Bergoglio se encontró con la comunidad, saludando primero a los ancianos y enfermos. Los de Nomadelfia explicaron en un breve teatro al Papa la historia de la fundación de la comunidad, inspirada en el modero cristiano primitivo de grupos de familias que viven compartiéndolo todo. Los 'nomadelfes', como se les conoce, ponen sus bienes en común, y apuestan por la fraternidad universal, sin patrones ni siervos. Actualmente Nomadelfia está formada por más de 300 personas y su mayor comunidad está en Grosseto, a más de 100 kilómetros al norte de Roma.

Tras un tal vez demasiado largo prólogo (mariachis incluidos), el Papa dirigió un breve saludo, defendiendo el modelo de Nomadelfia como "una realidad profética, que se propone realizar una nueva civilización, con el Evangelio como forma de vida buena y bella".



"Vuestro fundador se dedicó a preparar la simiente a la semilla del Evangelio", reconoció Bergoglio, quien animó a "encarnar en lo concreto de lo cotidiano la fuerza del Evangelio". "Frente a un mundo a veces hostil a los ideales predicados por Cristo, no dudéis en responder con el testimonio alegre y sereno de su vida, inspirado por el Evangelio", pidió.

"La fraternidad de vuestra vida es el sueño y el objetivo de vida de Zeno Saltini, que aspiraba a una vida inspirada en la vida de los primeros apóstoles. Un solo corazón, una sola alma. Para ellos, todo era común", continuó el Papa, quien invitó a la comunidad a "continuar con este estilo de vida, confiando en la fuerza del Evangelio y el Espíritu Santo, mediante vuestro testimonio cristiano".

Así, con el Evangelio, porque "el único lenguaje que se comprende es el del amor". Francisco agradeció a Nomadelfia esta "peculiar forma de sociedad, donde no hay espacio para la soledad o el egoísmo, sino para la colaboración entre las familias que se reconocen hermanos en la fe".



Se trata de una "consanguineidad con Jesús, propia de quienes han renacido del agua y el Espíritu Santo. Es la voluntad de Dios". Un "especial vínculo de familiaridad que se manifiesta en el cuidado recíproco: todos se llaman por su nombre, usan el 'tú'".

"Otro signo profético -añadió el Papa-, de gran humanidad de Nomadelfia, es la atención a los ancianos que, cuando no gozan de buena salud, son sostenidos por toda la comunidad. Continuad este camino, encarnando el amor fraterno".

"Responded con el testimonio gozoso de vuestra vida", se despidió Francisco, quien se mostró emocionado por "el calor y el clima de familia con el que me habéis acogido. Es este un encuentro breve, pero lleno de significado y emoción. Lo llevaré conmigo (...). Seguid siendo una gran familia con sabor a Evangelio, buscando la alegría de todos los hermanos".



Assinaturas de apoio ao Papa

  • Nome:*
  • Apelidos:*
  • País:*
  • Cidade:*
  • Email:*
  • Introduzir este código
    Fox Captcha!   Recarregar Imagem

Apoios de associações e meios de comunicação social

Apoios Destacados