Pro Francisco

No ganan ni Kasper ni Müller: Se impone el consenso

No ganan ni Kasper ni Müller: Se impone el consenso

(José M. Vidal).- El listón estaba demasiado alto. Había tantas expectativas puestas en las resoluciones del Sínodo de la familia
(que duró nada menos que dos años) que sus conclusiones se han quedado
cortas a la fuerza. De ahí que el documento final, aprobado por la
asamblea sinodal, defraude a unos y a otros. A los moderados y
progresistas (mayoritarios en el aula), porque no ofrece soluciones ni a
los gays ni a los divorciados vueltos a casar. Y a los conservadores,
porque les parece demasiado el mero hecho de haberse planteado la
cuestión y haberla dejado abierta de cara al futuro.


No gana ni Walter Kasper, el jefe de filas del sector reformista, ni Gerhard Müller, el prefecto de Doctrina de la Fe,
guardián de los ortodoxia y referente del sector conservador. En
términos futbolísticos (si se me permite la irreverencia de la
comparación), un empate. Y las espadas siguen en todo lo alto entre
ambas sensibilidades. Y mientras haya espadas en alto, el Papa, custodio
de la comunión eclesial, no podrá zanjar ni decantarse, para evitar
cismas y rupturas.


El Sínodo se clausuró con un discurso del papa muy aplaudido y un
documento final de 94 puntos, que fueron todos aprobados por más de los
dos tercios de los votos. "No hubo vencedores ni vencidos",
proclama, en rueda de prensa, el cardenal Schonborn, arzobispo de Viena y
uno de los sinodales de mayor prestigio. Es amigo de Benedicto XVI,
pero también de Francisco. Y, por eso, se esfuerza por ver, en el
documento final, la parte buena. Pero previene que "algunos se sentirán
desilusionados". Por no decir, muchos o todos.

Para leer el artículo completo, pinche aquí


Firmas en apoyo al Papa

  • Nombre:*
  • Apellidos:*
  • Pais:*
  • Ciudad:*
  • Email:*
  • Introduzca este código:
    Fox Captcha!   Recargar Imagen

Apoyos de asociaciones y medios

Apoyos Destacados