Pro Francisco

Parolin: "El Papa está sereno, a pesar de la amargura" por el 'escándalo Viganò'

Parolin:

(C. Doody/Agencias).- El Papa Francisco está "sereno" a pesar del "gran dolor" y la"amargura e inquietud" que han causado en el Vaticano las acusaciones de Carlo Maria Viganò. Lo ha asegurado el cardenal Secretario de Estado de la Santa Sede, Pietro Parolin, mientras que el exnuncio en EEUU también afirma estar "sereno y en paz" tras la publicación de su panfleto, y el cardenal Raymond Burke, el líder de la oposición ultraconservadora a Francisco, ha opinado que es "lícito" pedir la renuncia de Bergoglio.



Parolin: "Espero que trabajemos todos en la búsqueda de la verdad y de la justicia"


En una entrevista con Vatican Insider, el cardenal Parolin se negó a hablar sobre el contenido
de las denuncias de Viganò, señalando que "es mejor no entrar en
detalles sobre esas cosas, repito lo que dijo el Papa: 'Lean ustedes el
escrito y háganse un juicio propio'".


El Secretario de Estado opinó, no obstante, que "el Papa Francisco es
una gran gracia, incluso frente a estas cosas que obviamente crean
tanta amargura y también inquietud, pero él tiene la capacidad de tener
un acercamiento muy sereno".


Dado que Viganò fue su subordinado como diplomático, Parolin añadió
que "yo espero que trabajemos todos en la búsqueda de la verdad y de la
justicia".




El Papa, con el cardenal Parolin





Viganò afirma estar "con gran serenidad y paz de conciencia"


Por otra parte, Viganó, el autor de la explosiva acusación contra
Francisco, rompió el miércoles su silencio desde su autoimpuesto
'exilio' e insistió en que su proceder no fue por rencor ni ira, sino
por amor a la Iglesia,


En el blog del periodista italiano Aldo Maria Valli, Viganò dijo estar "con gran serenidad y paz de conciencia" después de haber hecho pública su acusación, aunque triste por los subsecuentes intentos para socavarle la credibilidad.


La denuncia de Viganò, hecha pública la noche del sábado -de que
Francisco y antes el Papa Benedicto XVI sabían que el ex cardenal
Theodore McCarrick era un depredador sexual de seminaristas- es el
último de los intentos de los rigoristas por socavar el papado de
Bergoglio.


Según Viganó, el Papa Francisco debe renunciar debido a su complicidad en el escándalo McCarrick, aunque las últimas denuncias también implican a Benedicto XVI y un número de jerarcas católicos estadounidenses y vaticanos que se remontan a hace dos décadas.


Francisco ha declinado emitir comentarios sobre los ataques del
exnuncio, afirmando a la prensa en el avión de vuelta a Roma del
Encuentro Mundial de Familias en Dublín que "el texto habla por sí
mismo" y que no hará declaraciones.



Monseñor Viganò




Burke: Es "lícito" pedir la renuncia de Francisco


Por su parte, el cardenal ultraconservador Raymond Burke
-actual Patrono de la Orden de Malta, aunque el realidad apartado de
cualquier poder en la organización desde la llegada del Delegado
Especial del Papa, cardenal Angelo Becciu- ha afirmado en una entrevista con el periódico italiano La Repubblica que es "lícito" pedir la renuncia de Bergoglio ante la tormenta que ha causado el exnuncio Viganò.


"No puedo decir que está equivocado", opinó Burke respecto a
las llamadas cada vez más desesperadas y estridentes de los círculos más
rigoristas de la Iglesia de que Francisco dimita. "Solo puedo decir que
para llegar a esto uno debe investigar y responder a este respecto".


"La petición de renuncia es en todo caso lícita", ha continuado Burke, uno de los cuatro cardenales de los dubia que
lleva casi dos años tratando de derrocar al Papa Francisco. "Cualquiera
la puede hacer de cara a cualquier pastor que erre gravemente en la
realización de su oficio, pero los hechos deben verificarse", ha
sentenciado.




El cardenal Burke, con el Papa




El obispo de San Diego culpa al acusador de Bergoglio de "odio hacia todo lo que ha enseñado"


Mientras tanto, el obispo de San Diego, Robert McElroy, ha arremetido de forma feroz contra Viganò, tachándole de "guerrero ideológico" y acusándole de "distorsiones tendenciosas de la verdad".


Los reproches de McElroy llegan a la vez que sale a la luz otra prueba más de que Viganò miente:
un vídeo de mayo de 2012 en el que él mismo ensalza al excardenal
McCarrick y afirma que "es muy amado por todos". Esto es, seis meses
después de que se supone que el exnuncio en EEUU recibiera instrucciones
de Benedicto XVI sobre las supuestas sanciones que pesaban sobre el ya
deshonrado arzobispo emérito de Washington.


"Este es un momento en el que los obispos de nuestra nación, en unión
con el Santo Padre, deberían estar enfocados únicamente en revelar de
manera exhaustiva la verdad sobre los patrones del abuso sexual de
menores y adultos vulnerables por parte del clero en nuestra Iglesia, para que una reforma profunda pueda ser puesta en marcha", escribe el obispo McElroy en el comunicado colgado en la web de la diócesis de San Diego.


Pero en lugar de dicha "reforma profunda", por la que claman no pocos
obispos, sacerdotes, fieles y otra gente de buena voluntad, el titular
de San Diego solo ve estos días a "guerreros ideológicos dentro de la Iglesia en ambos lados del espectro"
que "han utilizado la tragedia de las víctimas de abuso para promover
sus objetivos". "La dedicación a la verdad integral se ha subordinado a
una identificación selectiva de enemigos y a distorsiones tendenciosas
de la verdad", lamenta McElroy, precisando que el 'informe Viganò' es
exactamente "una distorsión de este tipo".



El obispo de San Diego, Robert McElroy




"No es un intento de transmitir de manera comprensiva la verdad",
denuncia el prelado McElroy acerca del panfleto del exnuncio en EEUU.
"En su selección ideológica de obispos a los que ataca, en sus claros
esfuerzos por saldar cuentas personales antiguas, en su omisión a
cualquier referencia a la participación personal masiva del mismo
Arzobispo Viganò en el encubrimiento del abuso sexual por obispos, y más
profundamente en su odio hacia el Papa Francisco y todo lo que ha
enseñado, el Arzobispo Viganò subordina consistentemente la búsqueda de
la verdad integral al partidismo, la división y la distorsión", alerta el obispo de la diócesis californiana.


"Nosotros como obispos no podemos permitir que el camino del
partidismo nos divida o que nos desvíe de la misión aguda a la que
Cristo nos llama en este momento", prosigue McElroy, reconociendo a la
vez que como Iglesia "debemos hacer público nuestro pasado pecaminoso" y
que "debemos comprometernos y ayudar a sanar a los supervivientes del abuso".


"Debemos desarrollar nuevos instrumentos de supervisión e
investigación dirigidos por laicos a cada paso en el proceso de
enfrentarnos al abuso sexual por parte del clero en todos los niveles en
la vida de la Iglesia", concluye McElroy en su comunicado. Pero como
parte de este esfuerzo de erradicar el flagelo de los abusos, advierte, "debemos rechazar todos los intentos de subordinar estos objetivos a proyectos ideológicos o personales".
"Porque si no lo hacemos, habremos traicionado una vez más a las
víctimas de abusos", alerta por último el obispo de San Diego.


Firmas en apoyo al Papa

  • Nombre:*
  • Apellidos:*
  • Pais:*
  • Ciudad:*
  • Email:*
  • Introduzca este código:
    Fox Captcha!   Recargar Imagen

Apoyos de asociaciones y medios

Apoyos Destacados