Pro Francisco

Francisco pide que en cada diócesis se

Francisco pide que en cada diócesis se

(Jesús Bastante).- Esta noche, hace justo 11 años, la Iglesia católica se sentía huérfana. Había fallecido Juan Pablo II,
el Papa de los récords, tras casi 27 años al frente de la barca de
Pedro. En plena jornada de la Misericordia, que él mismo había decretado
en honor a santa Faustina Kowalska. Once años después, el Papa
Francisco destacó cómo "la misericordia nunca puede dejarnos tranquilos", y que su rostro es de "ternura y cercanía, compasión y comunicación, consolación y perdón". Una misericordia que "sale a buscar a la oveja perdida", y que no la encierra o la condena por sistema.


Antes de la llegada del Papa, se sucedieron testimonios, música y
bailes, así como vídeos subrayando la devoción a la Divina Misericordia
en todo el mundo. Y es que la misericordia es alegría y compromiso. Así
se encargó de recordarlo el Papa en su homilía, en la que se preguntó
por "cuáles son los rostros de la misericordia de Dios".


"Son realmente muchos, es imposible describirlos todos, porque la misericordia de Dios es un crescendo continuo. Dios no se cansa nunca de manifestarla y nosotros no deberíamos acostumbrarnos nunca a recibirla, buscarla y desearla", subrayó Bergoglio.


Para el Papa, la cercanía de Dios al hombre "se manifiesta
principalmente como ayuda y protección. Es la cercanía de un padre y de
una madre". Y es que, señaló Francisco recordando la imagen del profeta
Oseas, "Dios toma a cada uno de nosotros y nos alza hasta sus
mejillas. Cuánta ternura contiene y cuánto amor manifiesta".


 


 



 


Dios "trabajó con manos de hombre, pensó con inteligencia de hombre,
obró con voluntad de hombre, amó con corazón de hombre", recordó
Francisco, quien incidió en que Jesús "se hizo verdaderamente uno de nosotros, en todo semejantes a nosotros, excepto en el pecado.
Por lo tanto, en Jesús no sólo podemos tocar la misericordia del
Padre, sino que somos impulsados a convertirnos nosotros mismos en
instrumentos de su misericordia. Puede ser fácil hablar de
misericordia, mientras que es más difícil llegar a ser testigos de esa
misericordia en lo concreto. Este es un camino que dura toda la vida y
no debe detenerse. Jesús nos dijo que debemos ser misericordiosos como
el Padre".


La misericordia es cercanía y ternura, pero también "compasión y comunicación, consolación y perdón",
apuntó Bergoglio. "Quien más la recibe, más está llamado a ofrecerla, a
comunicarla; no se puede tener escondida ni retenida sólo para sí
mismo. Es algo que quema el corazón y lo estimula a amar, porque
reconoce el rostro de Jesucristo sobre todo en quien está más lejos,
débil, solo, confundido y marginado".


"La misericordia sale a buscar la oveja perdida, y cuando la
encuentra manifiesta una alegría contagiosa. La misericordia sabe mirar
a los ojos de cada persona; cada una es preciosa para ella, porque
cada una es única".


"No debemos tener miedo, es un amor que nos alcanza y envuelve
hasta el punto de ir más allá de nosotros mismos, para darnos la
posibilidad de reconocer su rostro en los hermanos", culminó el Papa,
quien pidió que "sea el Espíritu Santo quien guíe nuestros pasos".
"Permanezcamos con el corazón abierto, para que el Espíritu pueda
transformarlo; y así, perdonados y reconciliados, seamos testigos de la
alegría que brota del encuentro con el Señor Resucitado, vivo entre
nosotros", concluyó.


Fuera del programa, Francisco sugirió la posibilidad de que "en cada diócesis se levante alguna obra:
un hospital, una casa para ancianos, una escuela, un centro de acogida a
personas que están superando la dependencia de drogas...".


Firmas en apoyo al Papa

  • Nombre:*
  • Apellidos:*
  • Pais:*
  • Ciudad:*
  • Email:*
  • Introduzca este código:
    Fox Captcha!   Recargar Imagen

Apoyos de asociaciones y medios

Apoyos Destacados