Pro Francisco

Roberto Benigni:

Roberto Benigni: Jesús Bastante).- "Amar al enemigo es la frase más importante de la Humanidad". El director italiano Roberto Benigni resumió,
en una vibrante intervención, el pontificado de Francisco, durante la
presentación, en el Agustinianum, del nuevo libro-entrevista del Papa Francisco con Andrea Tornielli, "El nombre de Dios es misericordia" (Planeta). Una presentación que contó con la participación del secretario de Estado, Pietro Parolin, la conducción de Federico Lombardi y el testimonio de un preso de Pádova, el chino Zang Agostino Jianqing.

Una presentación-diálogo, en el que el protagonismo giró en torno a
la figura del gran "presente-ausente", el papa Francisco. El secretario
de Estado vaticano subrayó cómo en este libro "el Papa entra de lleno en el misterio de la misericordia de Dios, en este tiempo de desafíos y retos",
y repitió una de las expresiones más repetidas en este Año Jubilar: "La
misericordia es la carta de identidad de nuestro Dios".


Para Parolin, el libro "habla de las puertas abiertas, de las posibilidades,
del don gratuito de la infinita misericordia de Dios, sin el que el
mundo no existiría". Dejar entrar la misericordia de Dios, es una de las
obsesiones de Bergoglio en este libro-entrevista que "puede conmover,
porque el Papa nos presenta el regreso del Dios de la misericordia, un
padre que perdona con su amor".


"Dios siempre tiene los brazos abiertos, sólo basta con dar un
paso, como el hijo pródigo. Pero incluso si somos débiles, y no podemos
dar el paso, basta el deseo de hacerlo. Porque la Gracia hace el
resto", subrayó Parolin, quien incidió en la "experiencia de una Iglesia
que acerca posibles vías para perdonar".


Y es que "el abrazo de la misericordia, el sentirse amado por Jesús,
cambia la vida", añadió el secretario de Estado vaticano. "Esto no es
fruto de nuestro esfuerzo, o un premio por nuestras condiciones. Es un don inesperado, un amor muy grande.
Este abrazo, el encuentro con la sobreabundancia de la gracia, que nos
descubramos pecadores, pequeños y necesitados de ayuda. Reconocerse
pecadores es una gracia, afirma el Papa en el libro".


Vivir la fe y la misericordia con alegría, se empeñaron una y otra vez tanto Parolin como Benigni. "Jesús abraza y perdona incluso a lo que los despreciaron. El Evangelio no habla solo de perdón, sino de fiesta por el hijo que regresa",
destacó el secretario de Estado, quien subrayó que "no hay justicia sin
perdón" y que "la misericordia y el perdón permiten construir la
verdadera justicia" en el ser humano y en las relaciones de los Estados.


 



 


Entre los testimonios de vida, Lombardi presentó al joven Zang Agostino Jianqing,
actualmente preso en el penal de Padova, y que hace años "cometí un
grave error, con una condena de 20 años", y que consiguió experimentar
la misericordia de Dios en la cárcel, pedir perdón y encontrar su fe. "Este libro me ha ayudado a comprender que Jesús ha venido a encontrarme", sostuvo Agostino, quien agradeció al Papa "acercarse a los presos, por su cercanía y su testimonio".


Por su parte Roberto Benigni se mostró "emocionado". "Es mi
primera vez oficial en el Vaticano", explicó entre risas, señalando la
valentía de haber juntado en la misma sala a "un cardenal italiano, un
preso chino y un cómico toscano".


"Me dijeron: Su Santidad desea... y dije "sí". Por este Papa cualquier cosa, chófer del papamóvil, guardia suizo...".
"Es un papa maravilloso, fuerte, dulce, un revolucionario", destacó el
director de cine, quien subrayó que "estamos hablando de un libro
bellísimo, que te deja abrazar", porque "la misericordia no es una
virtud que se sienta en una poltrona, sino que se mueve, que mueve el
cuerpo y el alma, va contra la miseria y la pobreza, no se queda quieta.
Es como el Papa, que no queda quieto".


"¿Dónde ha ido el Papa en su primer viaje? A Lampedusa. ¿Dónde
ha abierto el Año de la Misericordia? En Bangui, donde están los más
pobres de los pobres.
Francisco es una fuente de misericordia, está
lleno de ella en un mundo que busca el odio, la condena... Francisco
responde con la misericordia que nace del dolor", concluyó Benigni.


Finalmente, Andrea Tornielli despidió el acto agradeciendo la
multitudinaria asistencia a "esta presentación inédita", y recordó una
anécdota de la primera visita de Juan XXIII a una cárcel, y su abrazo a
un preso. "En este abrazo se ha sintetizado dos mil años de cristianismo". En el libro de Francisco se encuentran muchas de las claves para perpetuar esos abrazos de misericordia al mundo entero.


Firmas en apoyo al Papa

  • Nombre:*
  • Apellidos:*
  • Pais:*
  • Ciudad:*
  • Email:*
  • Introduzca este código:
    Fox Captcha!   Recargar Imagen

Apoyos de asociaciones y medios

Apoyos Destacados